Oitenta es un estudio de diseño independiente, ubicado en A Coruña, dedicado a elaborar, de forma artesanal, objetos especiales destinados a personas amantes del diseño que buscan productos que conecten tanto con sus necesidades como con sus valores y su forma de ver el mundo.

Los objetos de Oitenta cuentan la historia de un proceso de creación y elaboración artesanal, de un concepto que mezcla el diseño moderno con la producción tradicional. Son objetos que se preocupan por el consumo responsable, tener menos cosas, pero más especiales, y hace que los clientes se sientan partícipes, involucrándolos en el proceso de creación de sus objetos personalizados, adaptados a sus necesidades y su gusto, para que los sientan como suyos.

Sobre mi/

Desde pequeño me ha gustado coger las cosas que tenía a mi alcance y desmontarlas o utilizarlas para hacer mis propios artilugios. Usaba palitos de helado para hacer hélices de aviones que tenían como alas la tela de una cometa o latas de refrescos que recortaba para convertir en el fuselaje de un submarino. Siempre estaba rodeado de tijeras, herramientas y pegamento.

Estudié diseño en la escuela Elisava de Barcelona soñando con ser uno de esos diseñadores famosos que han hecho productos tan icónicos como Los Eames, Arne Jacobsen o Naoto Fukasawa.

En 2016, tras varios años de experiencia e intentos fallidos de lanzar mis propios productos, me decido a apostar por mí mismo y volver a los orígenes, a crear mis propios artilugios con mis manos y así, vuelvo a estar rodeado de tijeras, herramientas y pegamento.

Desde entonces trabajo apasionadamente y con total dedicación para personas amantes del diseño y los objetos, empresas y profesionales y colaboro con puntos de venta y medios que me ayudan a llegar a esas personas que buscan objetos auténticos y marcas con las que conectar y sentirse reflejadas en sus valores y su filosofía de vida.

Siempre he entendido que el buen diseño es aquel que combina funcionalidad, con estética y emoción como principales ingredientes. La mezcla de todos ellos es lo que hace que un diseño sea coherente y, a través de esa coherencia, se consigue la belleza y la conexión real con las personas.

Mi colección de objetos intenta reflejar estos principios y mi forma de entender tanto el diseño como el consumo. Trabajo para personas que valoran la autenticidad, y los objetos con una historia que contar, que van más allá de ser simples cosas y que, a través de sus imperfecciones, son únicos y atemporales.

 

Rafael Fernández Sánchez
Diseñador y Maker

Rafael Fernández Sánchez