Objects are not just things (Los objetos no son sólo cosas)

Es nuestro lema, ¿qué os parece? Nos imaginamos que estaréis pensando una de estas dos cosas… “estos son unos fetichistas” o “¿Cómo qué no? ¿Entonces qué son?”

Vamos a explicarnos antes de que lleguéis a pensar cosas que no son ;).

Objects are not just things es una frase que elegimos porque resume nuestra forma de entender el diseño, la filosofía con la que afrontamos nuestros proyectos y que nos gusta tener en cuenta a la hora de plantear un nuevo producto. Un valor que queremos que os haga sentiros identificados con nuestra marca y con los objetos que diseñamos para vosotros.

¿De dónde viene? Pues de la idea de que las personas pueden establecer vínculos emocionales con sus cosas. (“ya está, fetichistas…”) “Que nooo…” Pensad en la cantidad de cosas que tenéis guardadas por lo que os recuerdan. Las cintas que os regalaron con música de Nirvana o Guns ´n Roses, el Walkman que usabais mientras caminabais camino del instituto… o aquellos objetos de vuestra infancia que os gustaría haber conservado y que siempre que los veis en alguna imagen, en películas antiguas o en Google, os hacen sentir morriña. Juguetes, figuritas o muebles que decoraban vuestra habitación. O simplemente pensad en todas las modas “revival” que nos trasladan a décadas pasadas… como la vuelta de los monopatines de plástico, las bicicletas tipo Motoretta, mobiliario vintage… hasta los pupitres y sillas que usábamos en el cole de pequeños tienen su sitio en el diseño de interiores hoy en día. Estas modas tienen un objetivo claro de “atacar” directamente a nuestros niños interiores para que compremos compulsivamente a nuestros hijos las cosas que siempre quisimos tener nosotros.

Creemos que las personas podemos crear vínculos emocionales con los objetos a través de los recuerdos que nos evocan o del propio uso que hacemos de estos objetos. La butaca en la que nos sentamos al llegar agotados a casa, nuestro sitio favorito del sofá, las zapatillas de estar por casa o nuestras deportivas preferidas que, aunque están destrozadas, aún tienen su rincón en el armario ¿No tenéis cosas que cuidáis más que a otras?

De la misma forma también podemos crear vínculos negativos con productos que nos resultan incómodos al uso, que nos recuerdan malas experiencias o que, simplemente, tienen esquinas con las que nos damos golpes continuamente.

En Oitenta tenemos todo esto presente a la hora de concebir y desarrollar nuestros productos, porque queremos que creéis con ellos vínculos positivos. En la escuela nos enseñaron que el diseño debe perseguir mejorar la calidad de vida y eso lo intentamos aplicar de la forma más completa que sabemos. Por eso nos identificamos tanto con este lema y cuidamos los detalles de nuestros productos para que nunca os hagáis daño con sus esquinas y para que os resuelvan problemas cotidianos y os hagan la vida más agradable.

Leave a Reply