Cómo es la creatividad…

Cómo es la creatividad… a veces te pasas horas o días delante de una hoja en blanco. Afilas el lápiz, colocas todo en la mesa de trabajo perfectamente y haces un par de fotos para subir a tu instragram…“let´s design!”

Entras en tus webs de referencia como Behance, Core77 o Crowdyhouse en busca de inspiración, pero no se te ocurre ni una idea que merezca siquiera ser dibujada. Normalmente esas jornadas acaban en frustración, dolor de cabeza y, al menos en mi caso, mal humor para un rato. Lo mejor es desconectar y ponerse a otra cosa. Si puede ser lejos del escritorio, de la pantalla y de todo lo que venga que ver con trabajo, mejor que mejor. No está de más hacer algo de ejercicio para quemar la “mala leche”.

En otras ocasiones las ideas te vienen a la cabeza como sin querer, de golpe y de dos en dos o de tres en tres. Me explico: Hace poco, mientras trabajaba en un prototipo de un diseño de mobiliario hecho en madera, empecé a jugar con algunas de sus piezas sin ninguna pretensión más allá de sacarle unas fotos con el móvil (si, están en el perfil de Oitenta en Instragram) entonces se me empezaron a ocurrir usos para esas piezas, que en origen no eran más que las patas de una mesa, con forma de X. Que si una peana para poner macetas, que si una estructura para hacer un taburete.. ¿Cómo? pues con unos tirantes y un cojín… ¡Hecho! También podía servir como una estructura para una lámpara colgándole una bombilla, co un cable chulo…

Maceta con Aloe gato y soporte

A priori puede parecer una anécdota sin demasiada importancia, pero detrás hay un par de reflexiones que invito a anotar porque nunca se sabe cuando pueden ser útiles ;)

Cuando eres una empresa pequeña (y aunque no lo seas y tengas una multinacional, no está mal como filosofia…) tienes que optimizar los pocos recursos que tienes al máximo. Incluso el coste en prototipos y materiales. Por eso, si a través de un diseño, o una parte de un diseño puedes conseguir más de un producto final o piezas para varios productos distintos sin duda habrás dado un paso de gigante. Esta mentalidad se puede aplicar desde el principio al proyecto, anticipándote y pensando en generar estándares propios o, como en este caso, gracias a la casualidad y al proceso de pensamiento creativo que nos ha ayudado a encontrar usos diferentes a unas piezas diseñadas para una función específica. Como se suele decir, la necesidad agudiza el ingenio.

Además, para concluir, es importante aprovechar esos momentos que podemos llamar de inspiración para generar nuevas ideas y ahí si que empezarás a llenar hojas de bocetos y notas… Estos momentos suelen venir gracias al juego, a tocar los materiales, probar cosas absurdas y sin ningún motivo aparente, con actitud positiva sin presión y concentrado en explorar lo que tienes delante… pocas veces la inspiración llega a base de insistir cuando estás atascado. Esos son momentos para otras tareas que exijan otro tipo de concentración, si quieres animarte y despertar tu creatividad ponte algo de música y vuelve a intentarlo. Prueba con Postmodern Jukebox que a nosotros nos funciona bien, ya nos contarás ;)

Leave a Reply